El bombardeo de noticias falsas distorsiona la realidad en Venezuela